Plan Nacional Único de Poder Popular

Loading...

viernes, 27 de enero de 2012

NECESITAMOS UNA REVOLUCIÓN CIENTÍFICO TECNOLÓGICA URGENTE

- Ciudad de la Esperanza, Neuquén - La Santa y Nueva Argentina -

¡HAGAMOS NUEVAS TODAS LAS COSAS!

Hace tiempo, venimos exponiendo la Verdad de nosotros mismos, uniendo la fe en nuestro Señor a la materialidad de los problemas sociopolíticos y económicos que nos aquejan, porque, tenemos la firme convicción de que cuando lo tengamos sólo a Dios tendremos todo. Y hoy es el momento de alumbrar, con el sentido común al sector más afectado por la falta de razonamiento: el sector científico-tecnológico.
Necesitamos darle un cauce a la ciencia y la tecnología para que estén al servicio de las necesidades urgentes y subordinadas a la Fe en el Espíritu Santo, Paráclito Consolador de toda la humanidad caída y miserable.
Hoy sufrimos de intelectualismo, que es la deformación y exageración de la inteligencia original, enfermedad pretensiosa de mantener separados al mando-espíritu de su comando: la mente. En realidad, esta enfermedad es un autoengaño porque nada de lo que la mente pueda concebir es por sí misma, porque por el Espíritu Dios Creo todo y por medio de nuestros espíritus podemos comprender los mecanismos de la Creación.
No se puede servir a dos señores porque terminarás amando a uno y odiando al otro dice el Señor. Es estúpido pretender separar la razón de la fe, idolatrando a la mente, un órgano complejo y la “voluntad humana”, pero, ¿qué es la voluntad? Solo un concepto o categoría; así llaman en realidad al espíritu, al que reemplazan por un concepto.
El cerebro o mente, si es un instrumento especializado que unido a la Fe, puede materializar el saber y experiencia. Pero todo conocimiento viene de Dios, y el Temor de Dios _que es en verdad respeto_ es la fuente de la Sabiduría.
Lo que sucede es que cuando no aceptamos la Fe que viene de Dios, y la reemplazamos por la fe en especulaciones humanas erróneas o falsas, inmediatamente nos dejamos conducir por Satanás quien mediante nuestras miserias nos tienta, y así nos mantiene hipnotizados con espejitos de colores para que sigamos recayendo estúpidamente como ratones de laboratorio en los “mismos problemas de siempre” de la pretensión de lo que no podemos o somos capaces. Inversamente, algunos dicen que tanta soberbia y ambición por el conocimiento nos mueve al error. ¿Cuál error?, ¿el de no creer en sus dioses falsos?
Si todas las miserias son necesidades-debilidades afirmamos que todas las miserias hay que reconocerlas para tomarlas, enderezarlas paso a paso hacia el bien común, devolviéndoselas a Dios para que con Su Gracia haga nuevas todas las cosas. Simple será entonces, que esas miserias nos impulsen a lograr concretar los intereses y necesidades del pueblo todo y de la Patria.
Para resolver los problemas veamos con los ojos del espíritu. Vayamos de adentro hacia afuera, al conocimiento del espíritu y sus realidades que abarcan todos los espacio tiempo, la fuente de la resurrección y la vida eterna ¡Esto es ciencia de verdad y revolucionaria!
Cuantos sueñan con viajar en el tiempo o descubrir el “elixir” de la vida eterna, Nosotros les decimos que esto es posible. Pero les proponemos hacer un par de modificaciones en el método científico: en vez de partir de hipótesis para promulgar leyes, partamos de la Fe y obtengamos certezas. Más simple, ¿no?
Por ejemplo, una necesidad urgente de la Patria es que resolvamos la cuestión de la sequía y la redistribución hídrica, que nos servirá para darle economía, o sea verdadero orden.
La sequía es la falta de Gracia sobre todo en los corazones que se piensan más alejados de Dios, pero nadie está alejado de Él en Verdad. Esta sequía abarca todos los aspectos en la vida del hombre, y nos lleva así a mover los corazones más y más; toca puntos exactos, y acelera la impotencia de la carne llevándonos a dar un paso a lo desconocido: descubrir que somos Dios.
Dice el Señor que todo es maravilloso cuando se está en su justa medida y es malo y perjudicial o feo, cuando es excesivo o desproporcionado. Entonces podemos concluir que es un problema de orden.
¿Cómo es que habiendo tantos hombres de ciencia no se han dado cuenta que la causa de la sequía, además del calentamiento global y el corrimiento del eje de la tierra como ya anunciamos, es la
concentración de plantaciones de soja y su sobreproducción? La soja consume altos niveles de humedad y nutrientes de los suelos, y esto modifica los ciclos termodinámicos de esas zonas, entonces como resultado tenemos una sequía y la imposibilidad de que el suelo pueda recuperarse para producir más. Comparemos sino los mapas de sequías y los de plantaciones de soja y veremos la, ¿casualidad?
Lo mismo pasa con las grandes urbes. El hacinamiento de personas en espacios tan reducidos, y la tozudez de construir cada vez más arriba creyendo que llegaremos al cielo desde la soberbia y la pretensión, han producido un ciclo perverso con el medio ambiente, donde se provoca una creciente emisión de gases que producen el efecto invernadero, debido a la necesidad de contrarrestar el microclima y saciar la necesidad de chucherías electrónicas. Porque para esto hay que generar más energía, exigiéndole al medio ambiente una velocidad de transformación de la misma que no puede dar.
La solución es muy simple: ¡donde se caga no se come!
Necesitamos redistribuir a la población por toda la extensión geográfica que poseemos, para aumentar nuestras riquezas produciendo cada vez más porque si así lo decidimos, el destino de La Santa y Nueva Argentina es ser Potencia Alimentaria Mundial, y por eso, La Solución Económica es Pan de Vida para el mundo. Necesitamos definir, ¿qué vamos a producir?, ¿qué es lo que TODOS los argentinos necesitamos, primero? Autoabastecimiento.
Para esto aplicar la tecnología adecuada a nuestros fines hoy disponible _rescatandola-modificándola de los fines especulativos y de lucro exagerado para la que fue inventada_ y desarrollar una Nueva Ciencia y Tecnología, con nuevos productos, en base a otros principios, ¡los de la Doctrina Nacional!
Si vamos a producir y alimentar al mundo, una de las cuestiones de las que nos tenemos que ocupar es del suministro de agua-riego, y así invertir para el traslado del mismo poniendo la estructura que sea necesaria a disposición del hombre. ¡Estos servicios básicos deben ser gratuitos y no “mercancía” de mercado!
Por ejemplo: Río Negro es el único valle del sur desarrollado apto para sembrar-cultivar, quedan cuatro ríos más en la meseta Patagónica que hace falta desarrollarlos para poder aprovechar el agua de los mismos y poder sembrar con la instalación de nuevas ciudades en esos valles.
No olvidemos que los argentinos poseemos los dos acuíferos más grandes de América, el Guaraní y el Puelche. Otra inversión importante en materia hídrica, es el encauzamiento del río Bermejo.
La tecnología necesaria y la materia gris la tenemos en la Argentina, y de hecho se usa pero muy poco porque no es negocio para las fuerzas coloniales.
Todo esto es más saludable que producir tanta soja para exportar a cambio de dólares-papeles que nada valen ni para nada sirven, poniendo en riesgo la integridad de la Patria.
Como vemos, lo que falta, es la decisión política para darle concretitud a las soluciones para las necesidades de las gentes, los pueblos del mundo entero y por eso ponerse a trabajar ¿Pero se quiere hacer esto?
¡Hasta ahora, no se deciden los elegidos que lo tienen que decidir, empezando por los Apóstoles de los últimos tiempos y Ana Cristina! A principios del año 2008, sentenciamos que si no se hacía es porque no se quería, no porque no se podía. Nos referimos a, ¡La Solución Económica!
Es indispensable la unidad nacional que integre a todos los factores que intervienen, por encima de cualquier interés propio _de dirigentes, empresarios, productores, y de los trabajadores, etc._ ¡sino sí que no se puede!, y así corremos el riesgo de morir de hambre y miseria.
Animémonos a decidir y luchar por la unidad nacional, para que el espíritu de la revolución justicialista ilumine-conduzca nuestras mentes para realizar las soluciones que ya están en nuestros corazones. Es inminente el paso a la Santa y Nueva Argentina porque el Señor ya está aquí ¡Viva Cristo Rey Joaquín!

Santiago Juan Marcos García Márquez
Contacto: desarrollocientificotecnologico@yahoo.com.ar – 0299 155399960 - @Satrieljesus
Blog: santiagoelmenorapostol.blogspot.com
Agrupación La Madre
agrupacionlamadre@yahoo.com.ar - @_LaMadre – Blog: agrupacionlamadre.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada